Vota este artículo!

¿Cuántas veces nos hemos encontrado en ambientes donde se escucha una diversidad de sonidos emitidos por las aves y no logramos identificar ni la cuarta parte de los mismos? Entonces nos quedamos con la curiosidad y sin la posibilidad de intercambiar ese momento con la naturaleza. Para evitar que te vuelva a pasar, te mostramos algunos trucos para aprender a identificar aves. Sabemos que estos trucos te serán de mucha utilidad para detectar las múltiples maneras que estas especies utilizan para comunicarse.

Identificar el canto y el reclamo del ave

Antes de introducirnos en este mundo, debemos saber que el ave emite dos tipos de sonidos, unos para cantar y otros para reclamar, cada uno con sus respectivas razones y diferencias. El canto es más largo y elaborado y está relacionado con la reproducción y el cortejo, razón por la cual se puede escuchar más en primavera – verano, momento en que suelen reproducirse. El reclamo es utilizado para comunicar algo, como avisar la presencia de situaciones peligrosas, su llegada a un sitio determinado o su partida.

ave graznido

Partiendo de esta información, los principales trucos para aprender a identificar aves comienzan con hacer ejercicios con aves conocidas para afinar nuestro oído, preferiblemente tomando en cuenta la época del año, el ambiente y la hora del día para empezar a analizar sus características y comportamiento. Este ejercicio es fundamental, ya que un poco difícil conocer e identificar la diversidad de sonidos que emiten las aves, inclusive, entre géneros de la misma especie.

Para recordar dichos sonidos, podemos usar de la mnemotécnica (técnica para memorizar por asociación), donde lo primero que debemos hacer es observar con detenimiento al ave cuando emite el sonido, permanecer así por largo rato y hacerlo en varias oportunidades. Se debe observar el hábitat, las características físicas, el comportamiento del ave y a qué grupo pertenece.

Dentro de las características físicas, debemos analizar la forma de su silueta, pico, cola, alas y su patrón de color, ya que cada especie de ave presenta uno distinto. Una vez que internalicemos todos esos elementos y su interrelación, asociamos el sonido que emiten con alguno convencional hasta que se logremos recordarlo con facilidad.

Se sugiere llevar un cuaderno de notas para registrar la onomatopeya del sonido y escribir las características más resaltantes del ave (incluso se puede dibujar). De esta manera se pueden estudiar las particularidades del sonido y del ave al llegar a casa. También se recomienda consultar guías de aves por Internet. El registro es conveniente para evitar cualquier distorsión, ya que podemos olvidar toda esa información durante el trayecto.

Esta práctica nos permitirá identificar la diversidad de especies y descubrir ese mundo en el que se comunican de las aves. Con los trucos para aprender a identificar aves y un poco de paciencia podemos conocer más de esta actividad tan gratificante para los aficionados y que nos involucra de una manera más humanizada con las encantadoras aves. De esta manera ya no será un mundo desconocido y apreciaremos aún más esta especie tan variada en colores y sonidos.