Agapornis Roseicollis
5 (100%) 4 votes

Esta es la mutación con la que practicamente todo el mundo se inicia en el fantástico mundo de los agapornis. Seguramente todo aquel que haya tenido algún agapornis en su vida lo que en realidad tenía era un bonito agapornis roseicollis, y si me apuras más te diría que has tenido el verde, los más típicos sin lugar a dudas. Aunque también hay colores (mutaciones) bastante bonitas como los que nosotros te proponemos a continuación, nosotros tenemos varias de ellas, pero como comprenderás, es imposible tenerlas todas, que más quisiéramos, aunque podríamos conseguir la que más te gustase.

Pues hasta aquí ha llegado la lista de agapornis roseicollis, pero la lista no terminará, ya que poco a poco iremos actualizando con más fotos de mutaciones que veamos para compartirlas con ustedes, hasta tener una lista realmente interminable.

¿Cómo son los Roseicollis?

Los agapornis roseicollis son una variedad de agapornis, también llamados pájaros del amor o inseparables, que también son conocidos bajo el nombre de inseparables de cara de melocotón, en referencia al color rosado de las plumas de su cabeza. Esta especie en particular la de los agapornis roseicollis, procede del Sur de África, de la zona más próxima al desierto de Namibia. Por tanto nos encontramos ante unas aves que están acostumbradas a vivir en un medio caluroso. Esto no significa que los inseperables de cara de melocotón no puedan ser criados en otras zonas del mundo. En la actualidad se les cría desde su nacimiento en prácticametne todos los ambientes y pueden vivir en cualquier parte del mundo siempre que estén en el interior. Si quieres criar a estos pájaros en el exterior tienes que asegurarte de que nunca estarán sometidos a temperaturas inferiores a los cinco grados y que disponen de algún refugio, como un nido, en el que poder calentarse durante las horas más frías del día. Los agapornis roseicollis suelen presentar un tamaño de unos quince centímetro y, por lo común, no pesan más de cincuenta gramos. Nos encontramos ante la variedad más común de agapornis y es una mascota muy popular. La popularidad de esta ave seguramente responde al precioso colorido de sus plumas y a que es una especie muy fértil a diferencia de otras variedades de agapornis, como por ejemplo la de los agapornis personata. Lo más habitual es que presenten plumas verdes en todos su cuerpo salvo en la cabeza cuyas plumas son de color rosado. Este es el plumaje más habitual aunque los frecuentes cruces entre otras variedades ha hecho posible que hoy presenten unos tonos más variados.