Esta chica en su día decidió adquirir una pareja de agapornis fischer. En concreto se decantó por un fischer blue o fischer azul, como prefieras llamarlo, pero también se decantó por la línea opuesta, es decir, la línea verde, adquiriendo un fischer verde, y entre los dos forman una gran pareja.

La nueva dueña de estos dos psitácidas no puede evitar hacerles fotos a diario, para que veáis lo bien que congenian ambos. Los tiene desde pequeñitos, y a pesar de no ser hermanos, como puedes ver, se llevan muy bien.