Vota este artículo!

Los miembros del reino animal somos seres cambiantes. No solo el hombre ha ido evolucionando a través del tiempo, adaptándose a las necesidades que le exigen el medioambiente en el que se desenvuelve, las aves también han sufrido alteraciones físicas de distintos tipos, con el paso de los años.

La evolución de las aves a través del tiempo -dicen distintas teorías- comenzó en el periodo jurásico (hace más de 145 millones de años); según esto, las aves son descendientes de la especie más antigua de dinosaurios que existe, los terópodos.

Se señala que el fósil arqueopteryx sería la primera especie de aves que existió, este era un dinosaurio no aviano (es decir, tenía plumas).

Fundamentos teóricos

-Similitudes esqueléticas: cráneos, caderas, patas y extremidades superiores son similares en esta especie de dinosaurios y en las aves, al igual que la fúrcula -unión de las clavículas-

-Sistema respiratorio: los dinosaurios tenían sacos de aires bastante similares a los que poseen las aves.

-Sistema digestivo: la ingesta de piedras o gastrolitos en la función digestiva.

-Los dinosaurios producían una sustancia rica en calcio en su hueso medular, cuando estaban en fase reproductiva, las aves también lo hacen.

-Las plumas es otra característica de igualdad entre ambas especies.

Evolución

Tomando en cuenta la teoría de Charles Darwin, “todos fuimos originados a partir de un ancestro en común, del cual todo somos derivados”, los cambios en distintos animales se han generado a través de muchas generaciones; la evolución de las aves a través del tiempo es un ejemplo de ello.

evolucion aves 2

Hace más de doscientos millones de años, los únicos que estaban facultados para volar eran los insectos, también había un animal de pequeñas dimensiones parecido al lagarto, vivía entre los árboles saltando; este fue evolucionando hasta mutar a los reptiles voladores.

Esos primeros reptiles voladores tenían alas tan largas y pesadas que, si se llegaban a romper, no podían volar más. Gracias a la evolución, aparecieron las plumas y esta dificultad, quedó superada.

Años después se evolucionó hasta llegar al Arqueopterixlitographica, se dice que es el eslabón perdido entre los dinosaurios y la evolución de las aves a través del tiempo. Su vuelo no era parecido al de las aves actuales, se sospecha que era algo torpe y solo servía para volar o “brincar” de un árbol a otro.

Este medía solo 35 centímetro, tenía las alas y las patas parecidas a las aves como se le conoce en la actualidad, pero su mandíbula estaba provista de dientes (las aves tienen pico, pero no dientes).

Esta especie de dinosaurio también tenía una cola, que con la evolución se redujo a un pequeño muñón.

En la actualidad, existe una gran preocupación porque las aves están extinguiéndose a gran escala, muchas especies han desaparecido en los últimos años y esto representa una pérdida importante en el rango de genes. Sin embargo, lo que sí es cierto es que, aunque parezca increíble, las aves sí descendieron de los dinosaurios y la estructura ósea y las plumas son una prueba de ello.