Muchas veces hemos comprado un agapornis que nos gusta mucho pero ha resultado ser un agapornis salvaje, entendiendo por eso a los agapornis que han sido criados por sus padres y nunca han tenido contacto humano. Y si lo han tenido, ha sido para entrar y salir de una jaula, cosa que los suele estresar mucho, complicando más la futura amistad entre el agapornis y el humano.

Quiero aclarar que la tarea de domesticar un agapornis es bastante compleja, y dependerá más o menos del pájaro en cuestión, pero no es una tarea imposible. A continuación vamos a ver un vídeo que nos explicará perfectamente los pasos a seguir para intentar amansar a unos agapornis.