Hola amigos, hoy tratamos de responder a la pregunta rey de las preguntas sobre agapornis de nuestra web, asique, antes que nada, para no crear falsas esperanzas a todos los que preguntáis he de informaros que saber el sexo del agapornis sin hacer la prueba por ADN que todos sabemos es algo muy difícil, incluso para los más expertos, por mucho que te quiera vender la moto algún dueño de pajarería o un vende-humos, ya que por suerte o por desgracia, estas maravillosas aves no presentan diformismo sexual, esto quiere decir que el macho y la hembra son practicamente iguales.

Una de las formas más utilizadas para averiguar el sexo del agapornis inseparable sería la que vemos en la imagen, tocando un poco la cloaca, y si tiene los huesos pélvicos abiertos pues deducimos que puede tratarse de una hembra, pero vamos… esto sería para pájaros ya con más años…

Pero bueno, no todo va a ser malo en este artículo, en nuestra web agapornishuelva.com nuestro objetivo es facilitaros la vida en relación al cuidado y manejo de agapornis, asique no queremos desmotivarte, por ello te presentamos unas pautas que desde nuestra opinión podrían llegar a servir para identificar a un agapornis macho y a uno hembra, pero una vez, recordar que esto no es 100% eficaz.

Diferencias físicas:

En todas las mutaciones y razas de agapornis que conocemos (fischer, roseicollis, personatas, etc) siempre la hembra suele ser más grande que el macho, y esto se puede apreciar mucho más cuando los sujetas con la mano, ya que si los ves en la jaula reposados en algún palo daría la sensación de que el macho es más grande, y esto tiene su explicación, ya que los machos suelen estar con una pose mucho más estirada y erguida, mientras que las hembras suelen estar agachadas y muy relajadas, formando una pequeña pelota.

Otros “expertos” dicen que los colores de los machos son mucho más intensos, pero desde nuestra humilde opinión, esto no tiene mucho sentido, aunque no se sabe.

La forma de la cabeza, la parte superior de la cabeza de las hembras es perfectamente redonda mientras que por otro lado la cabeza del macho suele ser más cuadrada o rectangular, en la parte de la frente hacia la parte de por detrás de la cabeza esta perturbación es recta, asique esto es algo a tener muy en cuenta.

Diferencias de comportamiento:

Quizás aquí, si tenemos tiempo para observar a nuestros agapornis detenidamente, podríamos sacar conclusiones más claras, ya que por ejemplo las hembras son más territoriales que los machos, por lo que tienen más mala leche, en algunas ocasiones claro está… Así que si te has llevado un agapornis papillero y le tienes alguna cama o nidito para que duermas, verás que a partir del 6 o 7 mes no te dejará acercarte.

También cuando están en celo, podemos ver como hacen tiritas con cualquier cacho de papel que vean o con hojas de palmeras. Lo hacen para fabricar el nido, los machos también rompen cosas, pero más que nada por jugar que por otra cosa.

Por último, en agapornis como los fischer o peronatas, unas especies que como todos sabemos presentan anillo ocular, es decir, ese anillo al rededor del ojo blanco, se puede ver claramente que el tamaño del aro blanco que rodea el ojo en la hembra es mucho más ancho que en los machos, pero hay que tener muy buena vista para verlo.

Te dejo un artículo hablando más al respecto que además podrás guardar en tu móvil o PC.